El Gin Tonic perfecto

Cómo preparar un Gin Tonic perfecto

Para conseguir preparar un Gin Tonic perfecto utiliza siempre una copa de balón o de boca ancha, las copas de balón permiten apreciar mucho mejor los aromas tanto de la ginebra como de los ingredientes del Gin Tonic.
Para hacer un Gin Tonic perfecto es imprescindible enfriar bien la copa. Para ello utiliza hielo hecho con agua mineral, viértelo en la copa y remueve bien con una cuchara trenzada para conseguir que el frío se expanda. Cuando el cristal quede empañado, retira el agua sobrante que haya quedado del fondo de la copa.

Gin Tonic Cocktail

Añade a continuación el ingrediente o botánico que quieras para combinar con tu Gin Tonic, es importante tener en cuenta que según el tipo de ginebra que vayas a utilizar te combinará mejor un ingrediente u otro. Para ello asegúrate que el ingrediente que vas a añadir ha formado parte en alguno de los procesos de destilación de la ginebra. ¡Esto te ayudará a potenciar mucho más su sabor! Échale un vistazo al listado de botánicos para Gin Tonics.

Para darle un toque cítrico al sabor de tu Gin Tonic bastará con que añadas un trocito de la corteza de un limón o una lima para que le aporte aroma. Evita añadir a la receta el zumo o la pulpa de cualquier cítrico, si lo haces la reacción provocada por el ácido cítrico con el anhídrido carbónico hará que la tónica pierda sus burbujas.

Añade la ginebra: Aunque puedes variar estas proporciones a tu gusto, te recomendamos que para conseguir un equilibrio de sabor perfecto utilices 1 parte de ginebra por 4 partes de tónica.
Si prefieres utilizar más cantidad de ginebra, te sugerimos que no viertas más de 2 o 3 segundos. Remueve de nuevo los ingredientes con la cuchara trenzada.

Añade la tónica: Escoger la tónica adecuada es esencial para resaltar el sabor de los botánicos de nuestra ginebra y conseguir un Gin Tonic perfecto.
Para añadir la tónica, sujeta la cuchara trenzada por el extremo con una inclinación de 45º respecto a la copa, mantenla en esta posición y empieza a verter la tónica lentamente desde el extremo superior, de modo que el líquido vaya cayendo a la copa a través del trenzado. De esta manera conseguirás que la tónica al caer conserve sus burbujas.
Remueve todo suavemente…¡Ya tienes tu Gin Tonic perfecto!


 

Comments are closed.